IMAGEN COMPAÑEROS TOXICOS

Hay quienes han conocido ese tipo de compañero que aprovecha su supuesta condición de confidente y “amigo” para “opinar” de todo y de todos en el trabajo.

Si bien en un principio podemos llegar a creernos los beneficiarios de su confianza y amistad también pueden llegar a provocar en nosotros sentimientos totalmente contrarios a la afabilidad que despierta un amigo de verdad.

Este tipo de compañeros victimistas, quejicosos e incluso aprovechados, no hace más que mermar nuestra capacidad de automotivación sin entender que todos somos portadores de una pequeña o gran pesada “cruz” con la cual cargar, no siendo ellos los únicos que han de lidiar con los desafíos continuos del devenir laboral.

Trabajes donde trabajes a buen seguro te has encontrado con problemas, conflictos, discrepancias, intereses contrapuestos y un sinfín de circunstancias que suponen un campo de minas para quienes practican la crítica destructiva con la intención, tal vez, de demostrar lo que valen. Ese es el camino fácil…

Se trata de individuos que no llegan a entender que todos tenemos la capacidad de la crítica ácida y el ataque gratuito hacia los demás, compañeros y jefes. No entienden que contrariamente a ellos y en un alarde de valentía, tal vez por respeto, por prudencia o sencillamente por principios, procuramos llevar el día a día con nuestras mayores dosis de comprensión y paciencia.

Es por ello necesario detectar esas “compañías tóxicas” que no hacen más que perjudicarnos y desmotivarnos y limitémonos en ese caso a ser nuestros propios confidentes para poder reservar nuestra confianza con quienes compartan  nuestros criterios  y con quienes crecer profesional y personalmente.

Anuncios